Imagino que en algún momento te habrás preguntado ¿qué cantidad de masa grasa pueden llegar a tener referentes del deporte como Chris Froome o Alejandro Valverde para rendir a ese nivel en la montaña del Tour de Francia?

La misma pregunta te las has hecho, seguro, con deportistas como Rafael Nadal o Lebron James sobre su cantidad de músculo, ¿qué porcentaje de masa muscular deben de tener para rendir a ese nivel?

Si lo supieras y, sobre todo, si pudieras medirlo y analizarlo correctamente, podrías ayudar de una manera más adecuada a que tus deportistas se acerquen a estas referencias ideales, ¿verdad?

Al fin y al cabo, estos deportistas representan el “gold standard” de su disciplina deportiva.

No te preocupes, hacerse este tipo de preguntas es totalmente normal, porque la inquietud por mejorar la llevamos con la profesión. Sobre todo cuando somos exigentes, tratamos de mejorar y optimizar el rendimiento de “los nuestros” y queremos profundizar más en las distintas variables que afectan a éste. Aquí entra, entre otras cosas, la composición corporal.

En dicho rendimiento, como sabes, el peso corporal tiene una influencia considerable. Sin embargo, y este es un error habitual dentro del colectivo deportista y profesional de la nutrición y el deporte, prestamos demasiada atención únicamente a éste parámetro, no siendo conscientes de que el peso, como única medida, es un valor muy inespecífico.

Para entender esto, intenta visualizar una mujer de 45 años, sedentaria y con unos cuantos “michelines” alrededor de su cuerpo. Pongamos que esta mujer pesa 55 kg.

Ahora imagínate a Mireia Belmonte, la campeona nadadora que arrasa en todas las competiciones mundiales. Te la imaginarás musculada, con una espalda característica de las nadadoras y unas extremidades potentes y muy definidas, pero con una cantidad mínima de grasa corporal.

Pues bien, ¿si ahora te digo que el peso de Mireia supera los 55 kg holgadamente? ¿Más que el de la mujer sedentaria? ¿Dónde está la diferencia entonces?

Pues la diferencia está en la composición corporal de una y de otra.

Vamos a ver, a continuación, qué es y el por qué de su importancia en la salud y, sobre todo, en el rendimiento deportivo.

Definición de composición corporal

El término composición corporal da respuesta a la siguiente pregunta: ¿De qué compartimentos (masa grasa, muscular, ósea, etc.) y en qué proporción está compuesto mi cuerpo?

La composición corporal se refiere a la cuantificación de los distintos compartimentos corporales que componen un cuerpo humano.

Como entenderás, esto nos da un información muy valiosa sobre un deportista, ya que nos permite, de alguna manera, «diseccionar» su cuerpo y entender de qué está compuesto.

Para qué sirve conocer la composición corporal

Conocer la composición corporal de un deportista ayuda a construir un “plano” o “esquema” de la proporción de los distintos tejidos que tiene su cuerpo.

Imagínate la estimación (siempre trabajamos con este término, explicaremos por qué en otra entrada) de la composición corporal como un «despiece» del cuerpo humano.

Esto te va a ayudar a pesar y cuantificar, por separado, cada compartimento (grasa, músculo, hueso, piel, órganos, etc.). Así es fácil entender las posibles aplicaciones que esto pueda tener, tanto en la salud como en el deporte.

Y no solo eso, sino también en las distintas edades y etapas de la vida.

Veamos ahora por qué es especialmente interesante conocer la composición corporal:

  • Nos ayuda a clasificar a los deportistas según su morfología (somatotipo).Esto es útil de cara a buscar un objetivo concreto de composición corporal para una disciplina deportiva. Por ejemplo, no tiene la misma morfología un luchador de sumo, que un corredor de fondo.
  • Es útil para entender las proporciones del cuerpo humano.
  • Nos permite medir distintos índices de salud como el IMC, los perímetros de cintura-cadera o diámetros óseos, entre otros, que nos ayuden a valorar el estado de salud de una persona.
  • La estimación de los distintos tejidos del cuerpo humano nos ayuda a conocer el punto de partida de un deportista, así como su progresión en el tratamiento para adecuar su seguimiento en función de los objetivos concretos e individualizados.

Conocer la grasa corporal de un deportista, por ejemplo, nos ayudará a afinar las estrategias nutricionales y de preparación física cuando el objetivo sea perder o ganar peso exclusivamente de este tejido.

Este puede ser el caso de un ciclista que necesita obtener un cuerpo magro, con baja cantidad de tejido adiposo, para rendir al máximo en la montaña.

Sin embargo, en un deportista que pretende optimizar su masa muscular, pongamos el ejemplo de un futbolista que quiere desarrollar sus piernas (sobre todo cuádriceps) y parte central del cuerpo para tener mayor estabilidad.

Conocer los valores relativos a la misma será clave para cuantificar sus mejoras y establecer los objetivos.

Modelos para la estimación de la composición corporal:

¿En qué me baso para estimar mi composición corporal?

Esta pregunta es clave para poder trabajar y entender el campo de la composición corporal ya que, a priori, podemos cuantificar cualquier tejido del cuerpo humano.

Desde el nivel atómico (los 11 elementos básicos), pasando por el molecular, celular y tisular o de sistemas, hasta llegar al corporal.

Finalmente, como es lógico, el estudio se centra en este último nivel. Pero… ¿con qué criterio o modelos? A continuación nos repasamos.

Existen 5 modelos que varían en función de los compartimentos (componentes) que tienen en cuenta:

  • Modelo de 2 componentes: Únicamente tiene en cuenta la masa grasa (MG) y la masa libre de grasa (MLG). Es poco específico, por lo tanto.
  • Modelo de 3 componentes: En esta ocasión, se divide la MLG en sólido y líquido, es decir, estima el agua corporal. Es un paso más.
  • Modelo 4 componentes de Matiegka: Este modelo divide el cuerpo humano en 4 componentes principales: MG, masa muscular (MM), masa ósea (MO) y masa residual (MR). Nos ofrece, por lo tanto, más información sobre la composición corporal y además, de tejidos clave en la salud y rendimiento. Por ello, es el modelo más utilizado actualmente.
  • Modelo de 5 componentes: Se conoce como el modelo de Drinkwater y consiste en añadir la piel respecto al anterior. Debido a la dificultad de medición de la piel y su poca utilidad, no es muy usado actualmente.

En función del modelo usado estimaremos la composición de una o de otra manera.

Actualmente, el modelo de 4 componentes parece ser el más interesante de cara a conseguir un esquema lo más específico de los compartimentos corporales.

Conclusiones

En resumen, la composición corporal estima la proporción de los distintos tejidos del cuerpo humano, añadiendo información más específica a medidas poco específicas como el peso o la talla.

Esto es fundamental para la optimización del rendimiento deportivo, ya que nos ayuda a entender los cambios corporales de nuestro deportista, así como a asegurar un adecuado estado de salud.

En función del modelo utilizado, obtendremos unos resultados u otros.

Para poder estimar adecuadamente la composición corporal de una persona, actualmente utilizamos, entre otras técnicas, aunque más costosas, la cineantropometría.

Por ello, primero debemos de conocer la Técnica Antropométrica, que nos permita obtener los datos en crudo de la persona a la que midamos, para posteriormente estimar, mediante cálculos, su relación de compartimentos corporales.

A partir de ahora, ya sabes… no todo es cuestión de peso, sino de entender de que está compuesto ese peso.

Si te centras en mejorar un compartimento concreto de tu cuerpo, estarás hilando más fino para conseguir tus objetivos.

Referencias

Formaciones

Libros

Artículos

¡Sígueme!

Aitor Viribay

Director y Fundador at Glut4Science
Nutricionista Deportivo con un interés e inquietud especial por la Fisiología del Ejercicio. Antes, Ciclista de Élite con una vida dedicada exclusivamente al deporte.

Soy Director y Fundador de Glut4Science, un proyecto de divulgación científica en Fisiología, Nutrición y Deporte, con el que trato de cubrir la distancia actual entre la teoría y la práctica.

Trabajo como asesor científico de atletas de élite y del equipo ciclista Fundación Euskadi Taldea. También me dedico a la docencia e investigación en el IINCD y Elikaesport.

Me encontrarás siempre dispuesto (si es con un café mejor) a charlar y debatir sobre temas relacionados con las ciencias del deporte y la nutrición. ¡Te espero en www.glut4science.com!
Aitor Viribay
¡Sígueme!