Si alguna vez te has fijado en una competición de atletismo, es posible hayas reconocido la prueba en la que participa un deportista sólo por su cuerpo.

Incluso si no tienes ni idea de atletismo, estoy seguro de que podrías diferenciar entre un lanzador, un corredor de fondo o un saltador sólo viendo sus características corporales.

¿Por qué sucede esto? Lo primero que hay que saber es que el cuerpo humano tiene unas características comunes compartidas por todos los individuos (esto lo tenemos claro). Todos tenemos (salvo anomalías) una cabeza, dos brazos, dos piernas, etc, y una determinadas “proporciones”.

Sin embargo, si entramos en más detalle, cada ser humano es morfológicamente muy distinto al resto (dentro de los límites de esos rasgos compartidos). 

Si te fijas en los distintos deportistas, éstos tienen ya unas características morfológicas individuales (componente genético) que les predisponen para rendir mejor en unas pruebas que en otras.

Por ejemplo, un deportista muy alto y delgado estará más predispuesto a ser un buen saltador de altura, otro muy alto y grande a ser un buen lanzador de disco y uno muy delgado pero bajito tendrá mayor ventaja para correr un maratón. 

¡Pero cuidado! Esto no significa que, únicamente por su morfología, estos deportistas sean buenos.

Aquí entran otros muchos factores neuromusculares, metabólicos, psicomotrices, etc. Simplemente quiere decir que unos cuerpos son (en principio) mejores para determinadas pruebas. 

Qué es el somatotipo

Pues bien, cada cuerpo, en función sus características morfológicas, se puede clasificar dentro de unas categorías establecidas. Nos referimos al somatotipo.

El somatotipo es un sistema cuantitativo de clasificación de la forma y composición corporal a través de tres variables: grasa, músculo y linealidad.

Es decir, se analiza el cuerpo de una manera general, no solo atendiendo una parte concreta (como podemos hacer en la antropometría, analizando únicamente los pliegues o los perímetros, por ejemplo) para clasificar el mismo en función de unos rangos establecidos.

Muy bien, pero… ¿cuáles son estos rangos o componentes? Según Sheldon (padre de este diseño en 1940, que posteriormente fue modificado por Heath y Carter en 1967), existen tres componentes que siempre se cumplen, en mayor o menor medida, en todos los sujetos: 

  • Endomorfia: Se refiere a una forma corporal redonda, flácida y con tendencia a la obesidad. Es decir, una persona obesa que acumula mucha cantidad de grasa tiene un componente endomórfico elevado. Piensa en un luchador de sumo, por ejemplo.
  • Mesomorfia: Se relaciona con los tejidos óseos, musculares y conjuntivos. Un sujeto con una elevada masa muscular (un deportista musculado) tiene un componente mesomórfico muy elevado. Aquí podríamos ubicar a un jugador de la NBA.
  • Ectomorfia: Se refiere al predominio de las formas lineales y frágiles. Imaginaros a una persona esbelta, por ejemplo un saltador de pértiga, con poca masa muscular pero con una elevada altura. Este deportista tendría un componente ectomórfico muy marcado. 

¡Mucho ojo! Tienes que tener en cuenta que todas las personas tienen los 3 somatotipos presentes en su morfología, pero en distinta proporción e importancia.

Es decir, hablamos de sujetos con predominancia de un somatotipo, pero nunca con un único somatotipo. La relación de los 3 rangos (importante) será lo que defina la composición corporal, de manera general, de una persona. 

Cómo se calcula el somatotipo

Vale, si has llegado hasta aquí es porque, más o menos, has entendido el significado de somatotipo. Pero vamos a lo verdaderamente útil, ¿cómo lo calculamos? 

De acuerdo, para ello debemos de tomar ciertas medidas y para eso utilizamos la técnica antropométrica.

Posteriormente, metiendo esos datos en crudo en las siguientes fórmulas, conseguiremos un número concreto para cada somatotipo:

Componente Ecuación
Endomorfia-0,7182 + 0,1451*X – 0,00068*X2 + 0,0000014*X3
Mesomorfia(0,858*DH + 0,601*DF + 0,188*PBC + 0,161*PGC) – (Estatura+0,131) + 4,5
Ectomorfia1- Si IP40,75: = (0,732*IP) – 2,582- Si IP entre 38,25 – 40,75: = (0,463*IP) – 17,633- Si IP 38,25: = 0,1

X = (PI Triceps + PI Subescapilar + PI Suprailiaco) x (170,17/Estatura (cm)).

DH = Diámetro del húmero en cm; DF= Diámetro del fémur en cm; PBC: Perímetro del brazo relajado corregido; PGC: Perímetro de la pantorrilla corregido; Estatura en cm; IP (índice ponderal) = (cm)/3peso (kg). 

Una vez realizados estos cálculos (asegúrate de hacerlo con la calculadora), tendrás 3 valores que corresponderán a cada componente. Pensarás que sí, que está bien saberlo, pero… ¿no se puede hacer de manera más fácil?

Bueno, lógicamente, sí, y para eso están los sofwtare o las tablas Excel, pero para entender de donde vienen dichos valores, no está mal repasar las “tripas” de los mismos. 

Perfecto, ¿y qué hago yo con esos valores? Si son solo números y no consigo hacerme una idea de lo que es en realidad. Pues para eso tenemos la somatocarta.

La Somatocarta

Con cada valor obtenido en las anteriores ecuaciones, conseguiremos unos valores que van desde el 1 al 7 y cuya suma suele dar entre 9-12 , y que nos permitirán plasmar los resultados en un gráfico mediante 2 sencillas ecuaciones. Esto ayuda a ver las cosas diferente, ¿verdad? Pues a esta representación gráfica le llamamos la somatocarta.

Está compuesta por tres vértices muy diferenciados y cada uno de ellos representa un somatotipo. Si realizas el siguiente cálculo (ver tabla), obtendrás dos coordenadas que, al plasmarlas en la gráfica, te darán el punto exacto de somatotipo que representar tu sujeto medido.

CoordenadaEcuación
XEctomorfia – Endomorfia
Y2 x mesomorfia – (Endomorfia + Ectomorfia)

Aplicaciones prácticas del Somatotipo y la Somatocarta

Hasta aquí lo que es el somatotipo y la somatocarta, pero… ¿cómo podemos aplicar esto a la realidad de nuestra consulta?

La somatocarta es una herramienta útil para identificar perfiles «ideales» y comparar con los deportistas de élite y saber en qué punto está nuestro sujeto y cuánto le falta para llegar a su objetivo. 

Para que me entiendas, imagina que asesoras a un nadador. Sabemos que los nadadores de élite son deportistas con una elevada masa muscular y una masa grasa baja (si bien no están tan finos como los maratonianos, por ejemplo, es evidente que no tienen michelines de más).

Esto nos hace pensar en un somatotipo con una predominancia mesomórfica. Ahora vuelve a pensar en tu nadador (a este sí que le asoman michelines y tiene poca masa muscular en la parte superior) y piensa en qué punto de la somatocarta lo colocarías.

Seguramente más hacia la endomorfia, ¿verdad? Pues bien, ya has ubicado a tu deportista en el mapa y ahora ya sabes hacia donde tiene que ir para mejorar su rendimiento (hacia la mesomorfia) en natación.

Ahora ya puedes diseñar, con una idea más adecuada, su entrenamiento y las estrategias nutricionales adecuadas. 

Cómo elaborar una somatocarta correctamente

La clasificación del deportista por su somatotipo depende de medidas antropométricas (datos en crudo) que estiman los distintos tejidos del cuerpo (masa grasa, muscular y ósea).

El problema es que la antropometría es una técnica que, aunque aparentemente fácil, es un ejercicio de total precisión. Un milímetro de error en cada medida puede desvirtuar completamente un perfil.

La antropometría requiere de unos estrictos protocolos, unas sencillas pero precisas herramientas y un considerable nivel de práctica para que los resultados sean acertados y fiables.

¿Qué riesgos y consecuencias tiene realizar unas medidas poco precisas?

  • Evaluación errónea del deportistas
  • Diseño de estrategias nutricionales que parten de premisas falsas
  • Baja fiabilidad en la evolución del deportista o en la comparación con otros deportistas
  • Rendimientos competitivo comprometido

Para realizar tales mediciones se requiere un determinado entrenamiento, el cual está protocolarizado por la ISAK (asociación internacional de antropometristas) a través de sus cursos de acreditación para antropometristas.

Además, la antropometría es una disciplina en constante evolución, donde se mejoran las técnicas, herramientas y fórmulas, por lo que no conviene quedarse desfasado.

En este artículo de mi blog Glut4Science te explico la última actualización de medidas de la ISAK.

Referencias

Formaciones

Libros

Artículos

¡Sígueme!

Aitor Viribay

Director y Fundador at Glut4Science
Nutricionista Deportivo con un interés e inquietud especial por la Fisiología del Ejercicio. Antes, Ciclista de Élite con una vida dedicada exclusivamente al deporte.

Soy Director y Fundador de Glut4Science, un proyecto de divulgación científica en Fisiología, Nutrición y Deporte, con el que trato de cubrir la distancia actual entre la teoría y la práctica.

Trabajo como asesor científico de atletas de élite y del equipo ciclista Fundación Euskadi Taldea. También me dedico a la docencia e investigación en el IINCD y Elikaesport.

Me encontrarás siempre dispuesto (si es con un café mejor) a charlar y debatir sobre temas relacionados con las ciencias del deporte y la nutrición. ¡Te espero en www.glut4science.com!
Aitor Viribay
¡Sígueme!